De la tradición pictórica a la innovación contemporánea

Fecha

Horario

De 9 a 21 h de lunes a viernes

Coordinadores

Joaquín González y María Arjonilla

Lugar

Sala Transversal

 

Artistas: MANUEL CID MEDRANO, CELESTE FERNÁNDEZ MONCADA, IGNACIO GARCÍA DE POLAVIEJA VALDÉS, ANA ROSA GONZÁLEZ DIANEZ, NIEVES GONZÁLEZ DOMÍNGUEZ, CLAUDIO PETIT-LAURENT CHARPENTIER, CARMEN VIOLETA RUÍZ RUÍZ, LUCÍA TELLO MOLINA, IRENE UGOLINI SÁNCHEZ-BARROSO  

De la tradición pictórica a la innovación contemporánea
Resultados de la asignatura Técnicas pictóricas tradicionales del Máster en Arte: Idea y Producción

Comisarios:  Joaquín González y María Arjonilla

El aula como laboratorio de experimentación artística
Joaquín González y María Arjonilla


Los materiales, las materias, no tienen en sí mismos identidad, ni vigencia. Son atemporales, permanecen anónimos hasta que son extraídos de la profundidad de un yacimiento, del fondo marino, de la orilla de los ríos, de las raíces que se agarran a la tierra, o incluso de otros organismos vivos; y entonces se les nombra para diferenciarlos del resto, se les ordena y clasifica en grupos, en familias. Después el ser humano juega un poco a la divinidad y los transforma en un producto, les dice “tú serás el palo mayor de un barco, y tú la hebilla de mi cinturón” y así, con mayor o menor elaboración, es como unas sustancias elementales adquieren complejidad y humanización.

Hablamos de materias que se transforman en medios, con los que incluso podemos llegar a alcanzar con el tiempo, un vínculo muy estrecho. La relación entre los materiales y el artista adquiere matices tan únicos, que pudiéramos decir que son portadores de personalidad, al transmitir la experiencia al producto artístico. Los materiales imponen en el juego creador normas que se evidencian a lo largo del proceso de ejecución, y toman protagonismo en el resultado final. Y de este juego, a veces en lucha desesperada entre artista y materia, surge un objeto que, porque está impregnado de humanidad, es en mayor o menor medida capaz de comunicar, no solo sensaciones sensoriales, sino anímicas, las del alma. Y ahí, con suerte, se produce otra complicidad, la del artista con el espectador a través de su obra. No me negarán que, en ese caso, estamos ante un cierto milagro, esa es la grandeza del Arte.
Así, partiendo de una óptica contemporánea, el estudio y la experimentación sobre los métodos o los materiales tradicionales de la pintura occidental, sobre la pervivencia de los modos y usos heredados de la historia antigua y moderna, es cómo los artistas descubren nuevos conceptos emparentados con la tradición, la evolución y la innovación técnica, destacando su relación con el estilo.
Como docentes de esta asignatura, en la que se parte del carácter objetual de la obra de arte, tenemos el privilegio de asistir cada curso a este milagro, y no solo como espectadores del producto acabado, sino como asistentes de ese juego maravilloso entre el artista y la materia, lo que llamamos proceso creativo.