A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
A F J M R

A

Ana Barriga

Su trabajo trata de hacer una revisión de la pintura figurativa a través de la imagen fotográfica para situarnos en caminos emprendidos por este medio, incidiendo en las nuevas vertientes pictóricas que surgieron a finales del siglo XX.
Afronta amplios campos de experimentación que abordan desde la pintura de corte y recorte hasta la figuración fondo y figura, ampliando así la técnica y el estilo de su trabajo hacia una nueva perspectiva de exploración. Pretende indagar en la imagen traducida a la pintura en un proceso no lineal y flexible que amplíe el abanico de posibilidades plásticas. Aplica la idea de laboratorio, asumiendo el error y el hallazgo como método de investigación. En estos trabajos se pretende remarcar el carácter de la pintura, todo se simplifica con el fin de llegar a la pintura misma. Es, por tanto, que la finalidad no resulta programada, más bien se convierte en una secuencia de lucha paulatina del arte por su autonomía, reflexionando sobre cada una de las decisiones tomadas desde el principio, comenzando por la más esencial, la propia elección de la pintura como medio.

 

F

Felipe Ortega Regalado

El dibujo es uno de los ejes vertebrales del proceso creativo de Felipe Ortega Regalado. Artista multidisciplinar, en 2001 completa su licenciatura en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, donde lleva a cabo el trabajo de investigación con el que obtiene el D.E.A. en 2007. Compagina su labor artística con el comisariado de exposiciones y la organización de diferentes propuestas culturales. Ortega Regalado explora en sus dibujos la periferia de lo ornamental y los límites de la construcción figurativa, sugiriendo narrativas que se articulan a partir de historias entrecortadas que dotan a su trabajo de un profundo carácter onírico de ascendencia surreal, protagonizadas por formas que insinúan tallos, raíces, semillas, bulbos, nervaduras y otras sugerencias vegetales. En ocasiones, los dibujos sirven de punto de partida a la elaboración de vídeos de corta duración, que le permiten explorar otras narrativas, donde las formas mutan y se reflejan mostrando su proximidad a cierto orden natural.

J

Javier Parrilla

Perteneciente a la nueva generación de pintores sevillanos, su producción se centra en la pintura, proponiendo el trabajo del pintor como una suerte de juego consciente no exento de azar ni de razón, que estudia los límites entre lo natural y lo construido. Lo que alguna vez fue real y la selección que hace la memoria. Decía Einstein que el juego es la forma más elevada de la investigación y desde esa creencia el cuadro es entendido como un escenario lúdico, que absorbe todo lo que llega, que es permeable a sus intereses y atenciones, anteponiendo la libertad a las limitaciones de estilo o discurso. Sus obras suceden en un tiempo indeterminado, difícil de concretar y persiguen ser una visión reveladora. Esta circunstancia invade su proceso en un constante ejercicio de selección. Situándose en esa línea imprecisa que es la frontera del escenario, el momento y la velocidad en que tienen que suceder las cosas, organizando caprichosamente cada ambiente, siendo cada cuadro imprevisible, el método o el proyecto es el propio ejercicio de la pintura.

 

2002
José Miguel Pereñíguez

José Miguel Pereñíguez es licenciado en Bellas Artes, con la especialidad de pintura, por la Universidad de Sevilla. A lo largo de la última década ha recibido diferentes becas y menciones, como la del proyecto Generación de Caja Madrid en 2006, el Premio Velázquez de Pintura que otorga el Ministerio de Cultura en 2007 o el Premio Lissone en 2010, siendo considerado como uno de los valores emergentes del arte español. Los dibujos reunidos bajo el epígrafe “Restos/Lugares”, realizados con lápiz creta y carbón sobre cartón, presentan diferentes lugares que sirven de contexto a la vida, real o imaginada. Aunque ha desarrollado una actividad reseñable como pintor e ilustrador, J.M. Pereñíguez se expresa fundamentalmente a través del dibujo y la escultura, recurriendo a referentes históricos y culturales que reconstruye, reproduce, deforma, desmiente o celebra a través de una incesante labor en el taller que constituye la base de su trabajo.

Juan del Junco

Juan del Junco estudió Bellas Artes en la Universidad de Sevilla, ciudad en la que, hasta la fecha, ha desarrollado la mayor parte de su carrera. La fotografía es un  elemento central en su trabajo que indaga en las fricciones que se producen entre la lógica racional y científica y el orden de lo emocional y simbólico.

Sus trabajos más recientes (por ejemplo, El sueño del ornitólogo II, proyecto específico que realizó para el CAAC) muestran su preocupación por la relación del ser humano con la naturaleza y por el modo en que recolectamos, ordenamos y archivamos la información que tenemos de ella (es decir, por cómo la interpretamos e intentamos controlarla). Hay que tener en cuenta que Juan del Junco ha tenido desde su infancia una relación muy estrecha con el mundo de las ciencias naturales, especialmente con la biología, por ser hijo de un ornitólogo.

En sus propuestas se difuminan los límites entre lo real y lo ficticio, y a partir de elementos ligados a la cotidianidad y/o aparentemente prosaicos, se consigue crear un universo poético tan inquietante como sugerente.

M

Miki Leal

Trabajando siempre sobre papel, Miki Leal desarrolla una figuración abstracta muy personal con tintes pop y oníricos. Como si de fantasías se tratara, las escenas que crea con una depurada técnica pictórica son ensoñaciones de formas y colores extraídos directamente de las tribulaciones de la mente del artista. Su método de trabajo utiliza la asociación para encontrar hallazgos que desarrollar con la energía, fuerza y versatilidad que caracteriza su pintura. «He pasado por diferentes procesos creativos, aunque siempre ha sido un proceso propio de pintor abstracto, pues siempre parto del blanco. Lo importante es tirar del hilo hasta que se conforma algo que aluda a cosas que tienes en la cabeza, presentes en ese momento.»
La variedad de temas representados es inmensa. Se podría decir que plasma todo su universo personal a través de la música, el cine, la literatura, los viajes o las personas cercanas a él. Con un optimismo muy sevillano, Miki Leal hace frente a su tarea como artista. Sabe que su arte es auténtico y lo dice sin reparos. Su trabajo reciente se centra en el paisaje y la acuarela, una técnica que domina a la perfección como ha demostrado en no pocas ocasiones a través de exposiciones dentro y fuera de España en una trayectoria cada día más afianzada.

texto de María de Corral

2002