Exposición de Noelia Arrincón, Lorena Camacho y Luis Sedano.

Fecha

Horario

De lunes a viernes de 11 a 14 h y de 17.30 a 21 h

Coordinadores

Fernando García-García

Lugar

Espacio Laraña

 

INAUGURACIÓN 23 de marzo a las 20:00 h.

UNO Y TRINO

"¿Qué tienen en común tres individualidades de personalidad artística diferenciada, que se expresan desde diversos lenguajes? ¿Qué pueden compartir entre sus diferentes procedencias, sus diferentes acercamientos a la plástica? Desde el mismo título queda claro que esta es una exposición hetereogénea. Que nadie se llame a engaño: "Tres", una sola palabra que nos remite a lo múltiple, y que define la apuesta de Noelia Arrincón, Luis Sedano y Lorena Camacho para esta muestra, que sin embargo aspira a evidenciar una emoción común.

Sin duda, el germen de este proyecto se encuentra en el sentimiento compartido de camaradería que surge de su convivencia durante los estudios en el Máster Oficial en Arte, Idea y Producción de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Un momento, si se quiere, fundacional para esta exposición, surgida con seguridad de su crecimiento artístico y personal entre descubrimientos, conversaciones y esfuerzos por encontrar un lenguaje propio que sea a la vez receptáculo de las inquietudes de su tiempo.

Desde entonces sus carreras han evolucionado en lugares y circunstancias distantes. Lorena Camacho Gea (Águilas, Murcia, 1992) tras completar su formación entre la Facultad de Murcia, la Escuela de Palermo y la mencionada etapa sevillana, comenzó a experimentar con la fotografía, manipulándola con materiales poco convencionales, e incluyendo la instalación en su producción artística. Ahora, continúa sus estudios en el Programa de doctorado en Artes y Humanidades de la Universidad de Murcia y Centra sus intereses tanto plásticos como teóricos en el rito funerario, la fotografía, o las redes sociales. Noelia Arrincón (Huelva, 1991) reside y trabaja en Sevilla. Tras su paso por el Máster, ha iniciado sus estudios en el programa de Doctorado en Arte y Patrimonio, de esta Universidad complementando su actividad investigadora y artística con la gestión cultural. Definida al igual que sus compañeros como artista interdisciplinar, ha adoptado en esta nueva etapa la fotografía como medio expresivo. Sus piezas fotográficas cuentan con la potencia plástica propia de la pintura, primado en ellas la limpieza y el orden de las composiciones. Por su parte Luis Sedano Novella (Zaragoza, 1988) Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y culminada su etapa de Máster, ha continuado indagando en la producción pictórica en su ciudad natal, donde hoy extiende sus disciplinas al soporte audiovisual y sonoro. En su trabajo, influenciado por entornos urbanos y vivencias personales, resulta patente una persecución de lo emotivo a través de lo paisajístico, y actualmente compagina la producción de su obra personal con su participación en la gestión del espacio cultural Harinera ZGZ.

Tres carreras incipientes y prometedoras que vuelven a reunirse en el lugar que facilitó su conexión inicial para mostrarnos sus diferencias pero sobre todo sus similitudes en torno a un territorio de difícil definición, inefable, en el que se encuentra una poética compartida. Aquello que comparten no se justifica desde la codificación verbal, se siente desde la experiencia estética de lo puramente visual, se intuye desde la emoción de la contemplación de sus obras. Mosáicos coloristas hiper-sensoriales, fotografías que juegan con el reflejo de los espejos o complejos collages enhebrados formarán parte de este recorrido tan variado como coherente.

Cada uno de sus discursos personales puede articularse en vertientes que pueden parecer  divergentes, acostumbrados como estamos a esa ideología de la disección que coloca a cada artista en un lugar estanco, como si existieran paredes impermeables en este mundo... cosas de la taxonomía positivista que se resiste a desaparecer ante la evidencia de lo necesariamente flexible.  

Su propuesta, al contrario,  nos invita a traspasar los límites sobre los tópicos individuales. Más allá de la sutil asociación de los objetos a los rincones de la memoria que Lorena nos mostró en su reciente exposición "Herencia" programada en la misma Sala Laraña; más allá del empecinado uso de la pintura como continente emocional de Luis; y más allá  del juego y la distorsión en entornos cotidianos con los que Noelia traslada al espectador a nuevas realidades; se nos ofrece la posibilidad de trascender estas apuestas personales para que la conjunción de sus obras no se agote en un solo "yo" y se acerque a un "nosotros".

A través del concepto de recomposición, se articulan nuevos relatos. En plena era de la sobrecomunicación, del ruido y de lo viral, la apuesta de Tres supone una 'parada a reflexionar' una búsqueda introspectiva hacia el ser, una búsqueda entre las emociones, la memoria y la identidad, desde una serie de piezas reflexivas que plantean al espectador una posibilidad de identificación con el otro, una posibilidad de estar atentos a todo aquello que de alguna manera compartimos".

 

Fernando García-García

Coordinador de la Exposición